martes, 21 de noviembre de 2017

Tigres quedó con sabor amargo




La caída en el Clásico Regio 113 fue un duro golpe para los Tigres de la UANL afirmó Damián Álvarez antes de partir hacia Guanajuato para enfrentar al León.

Previo a abordar la aeronave que los llevará hasta el Bajío, el ‘enano’ confeso que existe un sin sabor en el equipo felino luego del partido ante los Rayados.

"El Clásico nos dejó un sin sabor muy grande la verdad que muchas cosas inconclusas, muchas preguntas, esperamos que lo podríamos resolver con este partido".

Sabedor que no hay tiempo para lamentaciones, Álvarez sabe que lo sucedido el contra la Pandilla debe quedar atrás para enfocarse ahora en la Fiesta Grande.

"Nos sentimos bien, hay que digerir lo qué pasó el sábado con ganas de hacer las cosas bien y buscar otra final", detalló el argentino en charla con los medios.

Los de San Nicolás de los Garza viajaron para su compromiso de mañana a las 21:36 horas con sus mejores elementos disponibles destacándose únicamente la ausencia de Israel Jiménez, jugador que se perderá la Liguilla por un desgarro.

Anuncios